11 diciembre, 2017, Lun

IU cree que la decisión del Tribunal Superior afecta poco a la situación de parálisis del ATC.

 

La formación de izquierdas considera que se trata de un pronunciamiento sobre una medida cautelar, no sobre el fondo de la cuestión. Además, recuerda, aún no hay POM en Villar de Cañas ni Declaración de Impacto Ambiental.

Para Izquierda Unida en la provincia de Cuenca, el auto del Tribunal Supremo que suspende cautelarmente el inicio de la ampliación de la Zona ZEPA en el entorno de la laguna de “El Hito”, y que afecta a la construcción del Cementerio Nuclear de Villar de Cañas, no es más que un pequeño contratiempo, sin que esto afecte realmente a la situación del bloqueo en la que se encuentra el vertedero radiactivo.

En IU recuerdan que se trata de un pronunciamiento sobre una medida cautelar, y que todavía no hay sentencia alguna del Tribunal Supremo. Aún así, tal y como ha señalado la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear, sigue habiendo dos elementos más de bloqueo que impiden la construcción del vertedero: El Plan de Ordenación Municipal de Villar de Cañas, requisito indispensable que ha sido rechazado por la Junta de Comunidades; y la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que debe emitir el Ministerio de Medio Ambiente.

Respecto a los argumentos del TS, IU rechaza de plano que sea “más atendible” el interés público de gestionar los residuos nucleares a través de un ATC, puesto que ya todas las centrales nucleares cuentan con un Almacén Temporal Individualizado (ATI) o se está en trámite para ello. Lo cual convierte al ATC en innecesario. Por otra parta, tanto la Plataforma contra el Cementerio Nuclear como los informes elaborados por el propio Consejo de Seguridad Nucleas (CSN) han demostrado en innumerables ocasiones que los terrenos de Villar de Cañas no son adecuados geológicamente y suponen un riesgo mayor. Cosa que obvia el TS.

“Es imposible que este proyecto salga adelante”, han manifestado desde IU. No hay que olvidar que tanto ATC como ATIs suponen un modelo de gestión temporal de los residuos, no permanente. Y que hasta que no establezcamos un calendario de cierre de centrales nucleares, y sepamos con exactitud el volumen de residuos, no podremos establecer el sistema más adecuado para su gestión. Ese es el auténtico problema de fondo en el que nadie piensa, sentencian en IU.