17 agosto, 2018, Vie

El Alcalde se queda sin excusa legal: la macrogranja de Mota del Cuervo se puede parar.

La Ley permite suspender las licencias de actividad mientras se tramita el POM, tal y como sucede en Mota del Cuervo.

El Alcalde, Alfonso Escudero, se ha quedado sin excusas: la Ley permite parar la Macrogranja de Mota del Cuervo.

AYUNTAMIENTO mediaIzquierda Unida de Mota del Cuervo ha registrado en el Ayuntamiento una propuesta ( Lee la propuesta aquí ) para que el pleno de la corporación acuerde la suspensión de licencias de explotaciones porcinas intensivas en Mota del Cuervo hasta que se revise la normativa estatal y autonómica de ordenación de estas explotaciones y se apruebe el Plan de Ordenación Municipal de Mota del Cuervo.

El Reglamento de Planeamiento de Ordenación del Territorio y la Actividad Urbanística establece la posibilidad legal de suspender las licencias para facilitar el estudio o reforma de la Ordenación Vigente. En la actualidad, está en proceso de revisión la normativa estatal y autonómica que regula estas explotaciones y, por otra parte, el propio Ayuntamiento está tramitando su Plan de Ordenación Municipal que regulará las actividades en suelo rústico del municipio. Por lo tanto no hay excusa posible para no acordar la suspensión de licencias, de una actividad cuya ordenación está en proceso de revisión para adecuarla a las exigencias normativas y compromisos ambientales europeos. No hacerlo es una temeridad por los graves riesgos conocidos a los que se expone a los vecinos del municipio.

Desde IU piden al PSOE de Mota del Cuervo que dejen de dar cobertura a la excusa que ha inventado el Alcalde, Alfonso Escudero, afirmando que no existen posibilidades legales para paralizar una actividad contaminante a tan solo 1200 metros de los pozos de abastecimiento, en una parcela atravesada por la tubería de la llanura manchega y en terrenos ya clasificados como zona vulnerable debido a la contaminación por nitratos.

La ley nunca puede ser una excusa para admitir un perjuicio a las y los vecinos y están previstos en ella los mecanismos necesarios para proteger el interés general, por lo tanto el Alcalde se queda sin excusa: la Macrogranja en Mota del Cuervo se puede parar, es una cuestión de voluntad política y no de procedimiento o técnica jurídica. El patrimonio cultural, ambiental, paisajístico y etnográfico de Mota del Cuervo debe protegerse y establecer una estricta regulación del vertido de residuos para estas actividades que podrían poner en peligro los acuíferos y el desarrollo local futuro del municipio.