23 octubre, 2018, Mar

El PSOE y el PP dan vía libre a la instalación de las macrogranjas y antenas de telefonía.

Las enmiendas para proteger parajes como los Molinos, las ermitas de Manjavacas o el Valle, así como los pozos públicos y privados, fueron rechazadas por PSOE y PP para aprobar una modificación de la ordenanza de medioambiente que, de facto, permite la instalación de las macrogranja.

“La licencia para instalar la macrogranja podría otorgarse mañana. Los proyectos de antena de telefonía podrían culminar mañana. El PSOE y el PP se niegan en rotundo a estudiar este tipo de instalaciones y avanzar en la protección de la salud y el medioambiente en Mota del Cuervo.”

Izquierda Unida de Mota del Cuervo es tajante y destaca como al rechazar la enmienda presentada por su grupo en el último pleno, el PSOE y el PP se niegan a proteger los pozos moteños, la tubería manchega, el sector económico del turismo rural y la salud de todas y todos los moteños.concejales iuAdemás, desde IU van más lejos y ponen sobre la mesa que la negativa abarca también a la protección de nuestros parajes emblemáticos. “Rechazando nuestra moción, podría instalarse una macrogranja mañana pegada a la Sierra de Los Molinos, a la ermita de Manjavacas o del Valle. Es increíble que no estemos todos los concejales de acuerdo, al menos, en que hay que proteger estos lugares y que hay que estudiar las consecuencias antes de otorgar licencias.”

 

En cambio, ambos grupos prefirieron aprobar una mínima modificación de la ordenanza de medioambiente que, en la práctica, permite la instalación de la macrogranja y antenas de telefonía sin más, en base a leyes obsoletas y en revisión, sin hacer partícipes a los vecinos –que según el gobierno municipal no deben ser consultados antes de instalarle este tipo de infraestructuras- y en base a un cálculo de cabezas de cerdo por hectárea de término que tiene en cuenta como posibles receptores de purines los humedales, las calles, las acequias… en definitiva: el 100% del término.

 

Por último, desde IU esperan que Alfonso Escudero no tenga la excusa que necesita para “decir que hace algo” y poder otorgar la licencia al proyecto de macrogranja sin más estudio.