21 septiembre, 2019, Sab

El PSOE incumple los acuerdos plenarios.

Ayuntamiento Mota 3El grupo municipal del PSOE ha decidido no aplicar el acuerdo plenario que, por mayoría absoluta, determinó que para 2019 el complemento específico de los empleados municipales se fijase en  4,5 euros por punto RPT. Con esta decisión unilateral del candidato del PSOE los trabajadores municipales no verán consolidados en sus nóminas los derechos retributivos aprobados por el Pleno Municipal para el ejercicio 2019, único órgano que puede fijar las retribuciones básicas y complementarias de los empleados, y muchos de ellos se verán perjudicados económicamente en su nómina.

Amparándose en un dudoso informe del subdelegado del PSOE, que confunde los acuerdos plenarios formalmente aprobados con las enmiendas previas y que además reprocha al ayuntamiento no haber remitido el expediente íntegro y completo de la valoración de puestos de trabajo, el candidato del PSOE a la Alcaldía ha decidido que por su graciosa autoridad, los empleados municipales no tienen derecho a la retribución que les aprobó el pleno democráticamente, y ello sin pasar por ningún órgano consultivo ni acudir a la jurisdicción administrativa para que se pronuncie al respecto.  El candidato socialista duda que lo aprobado por pleno sea legal, pero no se ha atrevido a demostrarlo en un juzgado y pasando incluso por encima del pleno, ahora ha decidido suspender los derechos de los trabajadores.

Todo un despropósito para, de forma populista e irresponsable, hacer uso partidista de los empleados municipales en la campaña electoral.  Mientras el candidato del PSOE se niega a reconocer los derechos retributivos de los empleados aprobados por pleno, por otro lado va prometiendo graciosas productividades que se compromete a dar en la próxima campaña electoral para seducir y captar el voto. Ya conocíamos las artes del candidato socialista, que en  anteriores mandatos llegó a cometer fraude a la seguridad social para que algún trabajador cobrase prestaciones por desempleo y por ello fue sancionado el ayuntamiento y lo pagamos todos. En cuanto ha tenido a IU fuera del gobierno, como deseaba, ha vuelto a las andadas. Estas actuaciones son intolerables y totalmente reprobables, poniendo en la diana a los empleados municipales y a la vez usando descaradamente los recursos de la hacienda municipal para hacer política partidista.

Desde IU consideramos que los trabajadores municipales tienen derecho a percibir en sus nóminas las retribuciones aprobadas por el pleno de la corporación siguiendo todos los trámites legales y que no han sido impugnadas, no hacerlo ocasiona un perjuicio económico a los trabajadores cuya única responsabilidad es del candidato del PSOE. Además la estrategia seguida por este  candidato del PSOE podría provocar gastos al ayuntamiento, en forma de gastos jurídicos, atrasos, cotizaciones de seguridad social, y otros costes, que no tienen el  amparo ni la legitimidad del pleno de la corporación municipal.

El candidato del PSOE prefiere mantener un sistema de productividades que pueda conceder a su libre albedrío, que consolidar los derechos y salarios de los trabajadores. Es incomprensible que si se dice estar de acuerdo en la valoración de los puestos, no quiera que las nóminas se adecuen a esa valoración y todos los trabajadores tengan su retribución en la media salarial del sector. Alfonso quiere poner salarios bajos –por ejemplo reduciendo el sueldo al año de ayuda a domicilio o trabajadores del centro ocupacional en cerca de 1500 euros, en torno a 2000 a los de conservatorio y escuela de música, 2500 a las limpiadoras o casi 4500 a los nuevos policías- y luego tener manga ancha de productividad para gratifica a su conveniencia y hacer uso electoral y partidista de las arcas públicas

Desde IU reclamamos que se respeten los acuerdos plenarios,  si el PSOE duda de la legalidad de cualquier acuerdo, podía acudir a los tribunales, tiempo ha tenido,  y no perjudicar y obligar ahora a los trabajadores a pleitear y gastar dinero en abogados para reclamar los derechos que les ha aprobado el pleno de su ayuntamiento. El Alcalde y su Junta de Gobierno no pueden, no deben, situarse por encima del órgano de representación del Pueblo, es un disparate  que pone en evidencia la prepotencia y el talante autoritario de este candidato.